Twitter
RSS
Facebook

Baracoa

La primera villa fundada por los españoles en 1511 se erige casi cinco siglos después como principal polo turístico de Guantánamo. El toponímico es de origen arauaco y significa “existencia del mar”. También la llaman Ciudad Paisaje, Ciudad de las Lluvias, Ciudad de las Montañas, Ciudad de las Aguas, capital de la madera, el coco y el cacao. Su naturaleza, envuelta de macizos montañosos adornados por una vigorosa vegetación de bosques vírgenes, pletóricos de flora y fauna endémicas, con ríos cristalinos y playas rodeadas de uvas de caletas, almendros y cocoteros, la hace poseer un sello distintivo, si la comparamos con el resto del país La Ciudad Primada es una mezcla increíble de lo real maravilloso, como plasmara en una de sus novelas el escritor cubano Alejo Carpentier. En “La Consagración de la Primavera” el Premio Nobel de Literatura recrea la leyenda de la rusa que fue a vivir a Baracoa, hecho que hoy se recuerda mediante un hotel de igual nombre. La iglesia parroquial del pueblo todavía conserva la única Cruz de Parra de las 29 que colocó Cristóbal Colón en diferentes sitios del país durante su viaje de descubrimiento del nuevo mundo. Fortalezas españolas del siglo XVIII, algunas edificaciones del siglo XIX se conservan como toque distintivo en la arquitectura de Baracoa, matizada por elementos caribeños que hacen del territorio un sitio inconfundible.